En la página web de CARTESIO utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Para poder continuar con la navegación es necesario que acepte nuestra política de cookies "Normas de uso" Aceptar

A medida que pasan los años tras la crisis financiera, el concepto de represión financiera gana adeptos y el tiempo les da la razón. La represión financiera es una política monetaria diseñada para ayudar a los deudores. Es decir tipos cercanos al cero por muchos años y una disposición clara a usar herramientas no convencionales para evitar la deflación y/o recaídas en el crecimiento económico.

En términos prácticos la represión financiera significa tipos sorprendentemente bajos en toda la curva de tipos y en todo el espectro de crédito. Todos los que han luchado contra esta tendencia desde el 2008 se han equivocado sin paliativos. Si uno piensa que la represión financiera va a seguir sin un punto claro de inflexión, las consecuencias son claras. Retornos más bajos a largo plazo y poca volatilidad en renta fija, una búsqueda cada vez más desesperada por rendimientos aceptables para el inversor y un escenario en bolsa donde los sectores más estables y con valoraciones de cash flow libres atractivas están baratos y los sectores más cíclicos pueden ser más susceptibles a decepciones recurrentes en el crecimiento económico.

En Cartesio nos hemos equivocado sobre los tipos de interés de forma recurrente desde el 2010. Hemos optado por duraciones medias/bajas y siempre hemos tenido la opinión que a largo plazo los tipo de interés y la inflación deberían repuntar. Hemos ofrecido buenas rentabilidades porque hemos apostado por crédito corporativo con cupones altos (periferia, high yield, híbridos y deuda subordinada) que se han beneficiado de la política de represión financiera y un ciclo económico razonablemente benigno. También nos ha ayudado (en el contexto de Cartesio X) una exposición a bolsa de alrededor del 20%.

En el 2014, un año más, la renta fija ha ofrecido hasta ahora buenas rentabilidades y los tipos y diferenciales de crédito vuelven a sorprender a la baja. Nos preocupan dos cosas. Primero que sigue entrando dinero en los fondos de renta fija, probablemente esperando rentabilidades del pasado que a futuro a largo plazo no van a ser posibles salvo en estructuras apalancadas o a base de asumir cada vez más riesgo de todo tipo: crediticio, de duración y de liquidez. Segundo, pensamos que los tipos y la inflación pueden subir a medio plazo y esta opinión creemos es cada vez más contraria al consenso.

¿Qué estamos haciendo en Cartesio X, nuestro fondo con un perfil de riesgo más parecido a la renta fija? Por un lado hemos subido algo la exposición a la renta variable y estamos dispuestos a asumir más riesgo en casos de correcciones significativas. Por el lado de renta fija estamos vendiendo emisiones a plazos cortos donde el coste de oportunidad de tener el dinero en liquidez es cada vez menor. Además seguimos activos a la hora de encontrar nuevas emisiones con tipos altos (en el entorno del 4-5%) y duraciones medias. Creemos que podemos cargar con una mochila más pesada de liquidez pero también con más peso en bolsa y una cartera de renta fija con rendimientos más atractivos. Aguantamos la tentación de buscar desesperadamente rendimientos más altos aunque no podemos decir que somos inmunes a la fuerza de la gravedad de la represión financiera. Si la renta fija se tuerce por tipos al alza o problemas de liquidez, no deberíamos tener mayores problemas. Si los diferenciales de crédito suben con fuerza o tenemos otra recesión/crisis financiera sufriremos. Si todo sigue igual: tipos y diferenciales a la baja y bolsas suavemente alcistas, seguiremos en Nirvana y deberíamos cerrar otro año con rentabilidades por encima de lo que esperábamos a priori a principios de año.