Configuración de cookies Cartesio


Utilizamos cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación en esta web. Aquí puedes configurar las cookies propias y de terceros, teniendo en cuenta que las cookies Técnicas son necesarias para navegar por nuestra web.

Necesarias


Estas cookies son importantes para que puedas utilizar nuestra web. Se utilizan, por ejemplo, para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicies sesión.

Ver cookies


Analiticas


Son cookies propias o de terceros que permiten analizar, de forma anónima, los hábitos de navegación de los usuarios con el objetivo de optimizar las funcionalidades. Se utilizan, por ejemplo, para medir el número de visitas o la actividad.

Ver cookies


Personalización


Estas cookies permiten recordar tus preferencias de navegaciones anteriores. Se utilizan, por ejemplo, para recordar el navegador que utilizas del idioma seleccionado.

Ver cookies


Publicidad


Son cookies propias o de terceros que permiten personalizar la publicidad que te mostramos y que ésta sea relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Ver cookies

En la página web de CARTESIO utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede configurarlas su uso haciendo click en "Configurar" o aceptarlas "Leer más"
Aceptar
Configurar

Fecha de publicación 23 de marzo de 2021

El 12 de marzo de 2020 publicamos en este blog cómo estábamos gestionando la crisis causada por la pandemia. En ese momento la bolsa europea había caído un 32% desde los máximos de febrero y todos nos enfrentábamos a un escenario, personal y económico, sin precedentes. Éramos conscientes de que el comportamiento de los fondos no había sido el acostumbrado por nosotros o nuestros partícipes. La evolución de la pandemia y su impacto económico fue mucho más rápido y grave de lo que pudimos anticipar, algo que pensábamos ocurrió a la gran mayoría.

Nuestro análisis era doble. El mercado descontaba una recesión larga y, al mismo tiempo, pensábamos que la situación de emergencia sanitaria iba a tener un carácter temporal y extraordinario. La decisión, en un momento muy difícil por la incertidumbre del momento, fue clara. Era el momento de, como mínimo, aguantar riesgo y no adoptar un posicionamiento especialmente defensivo o “de moda” en cuanto a la composición de la cartera.

No lo sabíamos entonces, pero los mercados tocaron fondo el 16 de marzo y desde entonces la renta variable europea ha subido casi un 50%. Esa decisión y las decisiones que siguieron en los próximos meses, han permitido a los dos fondos recuperar las pérdidas del 2020. Hemos asumido los mayores niveles de volatilidad en los fondos desde su inicio hace diecisiete años –ha sido la crisis más complicada de las tres que hemos vivido– pero podemos decir que parece hemos llegado a buen puerto. El buen comportamiento de los fondos desde finales de marzo de 2020, tanto desde el punto de vista de la composición de la cartera como de nivel de inversión, nos permite ahora tener algo de protección comprada y encarar lo que esperamos sea una normalización gradual de la economía con más tranquilidad.

Para nosotros, la mayor lección de esta crisis, una vez más, es que el precio de las cosas no es independiente de la narrativa del momento. Dejarse llevar por el miedo o el optimismo con independencia de las valoraciones, nunca ha sido la mejor estrategia en los mercados financieros.