Configuración de cookies Cartesio


Utilizamos cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación en esta web. Aquí puedes configurar las cookies propias y de terceros, teniendo en cuenta que las cookies Técnicas son necesarias para navegar por nuestra web.

Necesarias


Estas cookies son importantes para que puedas utilizar nuestra web. Se utilizan, por ejemplo, para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicies sesión.

Ver cookies


Analiticas


Son cookies propias o de terceros que permiten analizar, de forma anónima, los hábitos de navegación de los usuarios con el objetivo de optimizar las funcionalidades. Se utilizan, por ejemplo, para medir el número de visitas o la actividad.

Ver cookies


Personalización


Estas cookies permiten recordar tus preferencias de navegaciones anteriores. Se utilizan, por ejemplo, para recordar el navegador que utilizas del idioma seleccionado.

Ver cookies


Publicidad


Son cookies propias o de terceros que permiten personalizar la publicidad que te mostramos y que ésta sea relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Ver cookies

En la página web de CARTESIO utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede configurarlas su uso haciendo click en "Configurar" o aceptarlas "Leer más"
Aceptar
Configurar

¿Cuánto debería caer la bolsa si desaparecen los beneficios de este año?

Fecha de publicación 28 de febrero de 2020

La crisis del coronavirus ha desencadenado una caída importante en las cotizaciones de todas las bolsas mundiales. Esta reacción tan abrupta, provocada por un problema que a priori debería ser temporal, nos ha llevado a escribir un artículo en el que intentamos explicar cómo afectan a la valoración de las compañías la pérdida de beneficios por causas circunstanciales.

El valor de una compañía es la suma del valor descontado de los flujos de caja que generará desde el momento actual hasta el infinito. El valor de esos flujos dependerá del crecimiento o decrecimiento de los beneficios de la compañía y de la tasa de descuento que se utilice. La tasa de descuento es la rentabilidad exigida por el inversor a la hora de asumir el riesgo de comprar esos flujos futuros. Cuanto mayor sea el riesgo de esos flujos, mayor será la tasa de descuento y menos valdrán los flujos de caja futuros, ceteris paribus.

Entendiendo el valor de una compañía como la suma de los flujos descontados, es sencillo entonces calcular cuál es el impacto en su valoración al modificar cualquiera de esos flujos. Si asumimos que el beneficio del primer año pasa a ser cero, y el resto de años no se ven afectados, el valor de la compañía disminuirá por el valor descontado de ese primer flujo. Pongamos como ejemplo que una compañía cotiza a un múltiplo de precio sobre beneficio de 10x, entonces el beneficio del 1er año será un 10% del valor de la compañía (10x valor/beneficio --> 0.1 beneficio/valor). Descontando ese flujo de caja al presente usando el coste de capital de la compañía, que asumiremos que es un 8%, el valor de la compañía se reducirá en un 9.3% ( = 10% / ( 1 + 8% ) ).

Podemos aplicar esta misma teoría al mercado europeo. El índice de bolsa europea cotizaba antes de las caídas provocadas por el coronavirus a un múltiplo de precio/beneficio de 15x, es decir, un 6.8% de beneficio/precio. Descontando ese beneficio a un coste de capital medio del 8%, la caída de la bolsa si asumimos que en 2020 todas las compañías tendrán un beneficio de 0 debería ser del 6.3%. Es importante recalcar que se asume que las expectativas de crecimiento a futuro no cambian. Tampoco se considera si la valoración inicial del mercado es la correcta.

Desde el inicio de esta crisis sanitaria hasta el día de escribir este artículo (28 de febrero de 2020) la bolsa europea ha caído un 13.5%.